Portal oficial del Gobierno de Puerto Rico 

Un sitio web oficial .pr.gov pertenece a una organización oficial del Gobierno de Puerto Rico.

Los sitios web seguros .pr.gov usan HTTPS, lo que significa que usted se conectó de forma segura a un sitio web.

Con Más Recursos Para Erradicar La Violencia De Género Y Evitar La Revictimización

Con Más Recursos Para Erradicar La Violencia De Género Y Evitar La Revictimización
08 de marzo de 2022

Más fiscales, más personal especializado y mayor adiestramiento son algunas de las herramientas que sumó el Departamento de Justicia (DJ) para atender a las sobrevivientes de violencia de género y evitar la revictimización de estas en procesos legales. 

“Contamos con una nueva red de 13 unidades especializadas de violencia doméstica, delitos sexuales y maltrato de menores a través de toda la isla que nos permiten brindarle la atención y recursos que ameritan estos casos”, aseguró Domingo Emanuelli, secretario de Justicia. “A partir de noviembre de 2021 nombramos a 48 nuevos fiscales y 62 empleados de personal de apoyo, un total de 110 nuevos funcionarios, para que en las unidades haya fiscales que no solo procesen a los causantes de la violencia de género, sino que puedan estar adiestrados en trabajar con el dolor de las víctimas y el entorno familiar”, agregó sobre un esfuerzo que conllevó una inversión de $3.8 millones asignados por el gobierno central. 

La fiscal Laura Hernández Gutiérrez, directora de la División de Coordinación de las Unidades Especializadas de Violencia Doméstica, Delitos Sexuales y Maltrato de Menores del DJ, recordó que antes de noviembre pasado, la agencia solo contaba con cuatro unidades especializadas dentro de las fiscalías de distrito en Bayamón, San Juan, Carolina y Ponce. Indicó que ahora cada fiscalía tiene su propia unidad, con fiscales, auxiliares administrativos, agentes de investigación y transcriptores, todos con el adiestramiento necesario para trabajar con sobrevivientes de este tipo de delitos. 

“Es la primera vez que se desarrolla en el DJ una academia para fiscales especializados. Diseñamos un currículo para el que identificamos recursos y contenido para cubrir todos los aspectos, no solo del procesamiento criminal, sino también enfocado en las necesidades de las víctimas que van a atender. Los adiestramientos están perpetuados en nuestra biblioteca virtual y están disponibles para todos los fiscales de Puerto Rico”, destacó Hernández. 

Explicó que los adiestramientos van dirigidos a evitar la revictimización, que surge cuando la víctima de delito es receptora de tratos injustos, o incluso es criminalizada, durante el proceso de denunciar su situación ante las autoridades. 

“Es importante que las víctimas sientan que no están solas en un proceso duro y difícil, enmarcado en un sistema judicial diseñado para que las causas criminales se procesen. No podemos tratar a la víctima de violencia doméstica como cualquier otra víctima por lo íntima que es su relación con quien comete el delito. Tenemos que tener eso muy consciente, enfocarnos en qué necesita la víctima y su entorno”, expresó la fiscal.

Por eso, después de que la Policía refiere un caso de violencia de género a la Fiscalía, “si el fiscal ve que la víctima necesita servicios, consulta con la Oficina de Compensación y Servicios a las Víctimas y Testigos de Delito, independientemente de si se radican cargos o no”, informó Hernández. 

La licenciada Sheila Miranda Rivera, directora de la Oficina de Compensación y Servicios a las Víctimas y Testigos de Delito del DJ, indicó que esta cuenta con técnicos de servicios a víctimas en todas las fiscalías, quienes reciben los referidos de los fiscales y entrevistan a sobrevivientes para identificar sus necesidades, incluyendo aspectos de seguridad. “Podemos identificar un posible albergue o asistir en su relocalización dentro o fuera de Puerto Rico. Esto, unido a la compensación que puede brindarse para ayudarle económicamente a pagar estos gastos”, abundó Miranda. 

“También podemos coordinar rondas preventivas a través del Negociado de la Policía de Puerto Rico, o identificar la necesidad de hacer referidos a psicólogos, entre otros”, agregó la jefa de la oficina, que asiste a sobrevivientes de todo tipo de delito, no solo de violencia de género. 

En cuanto a la compensación, el máximo para sobrevivientes de violencia de género es de $5,500, que puede cubrir las fianzas de vivienda, servicios de agua y luz o incluso mobiliario; $25,000 para gastos médicos de carácter catastrófico y $1,500 para gastos legales. “Tuvimos un caso en que el agresor le quemó la ropa a la sobreviviente y a sus hijos y nuestra oficina le reembolsó los gastos realizados para la compra de ropa”, recordó Miranda. 

Añadió que muchos de los técnicos de servicios a víctimas son trabajadores sociales con experiencia en el manejo de casos de violencia de género. Estos funcionarios acompañan a las personas sobrevivientes a través de todo el proceso judicial, lo que incluye asistencia al solicitar órdenes de protección, orientación sobre la Carta de Derechos de Víctimas de Delito, acompañamiento en las vistas y juicios, intervención en situaciones de crisis y cualquier referido necesario a otras agencias del gobierno. Aseguró que hay técnicos trabajando en turnos de 24 horas, los siete días de la semana, para recibir los referidos de los fiscales en cualquier momento. 

Además, mencionó que la oficina tiene una línea de orientación disponible –en horas laborables- para sobrevivientes de todo tipo de delitos. Las personas pueden llamar al 787-303-9999 para solicitar servicios, completar la solicitud de compensación económica o aclarar dudas sobre servicios que ya se están recibiendo.

NUEVAS HERRAMIENTAS PARA EVITAR LA REVICTIMIZACIÓN 

Para mejorar el servicio, Miranda informó que su oficina se encuentra trabajando con las unidades especializadas para establecer salones de entrevista para sobrevivientes de violencia doméstica. 

Planteó que el objetivo es que haya una de estas salas en cada una de las 13 fiscalías. “La sala está dirigida a que todos los funcionarios que realizan entrevistas en la fiscalía puedan trabajar allí con la víctima, de manera que ofrezca su entrevista en una sola ocasión y así evitamos la posible revictimización. En esa misma sala pueden estar el policía, el fiscal, el técnico de servicio a víctimas y el taquígrafo”, dijo Miranda. 

Indicó que ya los salones de entrevista han sido identificados y amueblados; la agencia se encuentra en el proceso de dotarlos de los equipos de sonido requeridos. “Esperamos que estén listas dentro de tres o cuatro meses”, aseguró la licenciada. 

Como parte de los esfuerzos para evitar la revictimización, Hernández contó que los fiscales están llamados a identificar evidencia adicional al testimonio de la persona sobreviviente, de modo que el procesamiento del caso no dependa exclusivamente de este, “ya que muchas se retractan durante el proceso porque es uno duro y difícil”. 

Dado que a los acusados les asiste el derecho a contrainterrogar, la fiscal expuso que “siempre les explicamos el proceso a las víctimas para que lo puedan comprender y puedan tener un técnico a su lado. También hemos solicitado a veces que se le conceda el espacio para tomar agua, respirar o calmarse durante el contrainterrogatorio”. 

Recordó que los tribunales estatales cuentan con Salas Especializadas en Casos de Violencia Doméstica. De acuerdo con datos de la Rama Judicial, estas salas ubican en Arecibo, Bayamón, Caguas, Carolina, Fajardo, Ponce y San Juan, mientras que en Utuado hay una Sala Especializada en Casos de Violencia de Género, que también atiende violencia sexual. El proyecto brinda capacitación al personal que trabaja en las salas, incluyendo los jueces, y cuenta con áreas de espera que mantienen separados a los acusados de los sobrevivientes. 

Según Hernández, contar con 110 funcionarios adicionales especializados en violencia doméstica, delitos sexuales y maltrato de menores, ha sido de beneficio para los sobrevivientes de todo tipo de delito en Puerto Rico. “Al tener más personal, hemos podido organizar mejor cómo funcionan las fiscalías, se han tomado medidas para optimizar los procesos y agilizarlos. La carga de trabajo ha sido más equitativa, lo que le ha dado a las unidades el espacio para trabajar con estas víctimas con mayor tiempo y oportunidad que antes”, expresó la fiscal. 

Recordó que las unidades especializadas en violencia doméstica atienden tanto a hombres como a mujeres. “Cualquiera puede ser víctima, independientemente de su género o identidad”, dijo Hernández. 

De acuerdo con datos de la Policía de Puerto Rico, divulgados por la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, el año pasado se reportaron 7,876 incidentes de violencia doméstica en la isla, lo que representa un incremento de 1,213 incidentes en comparación con los 6,063 reportados en 2020. Según la fiscal, el aumento puede ser resultado de que las víctimas están denunciando los casos y confiando en las herramientas disponibles ante los cambios implementados tras la declaración de emergencia emitida por el gobernador Pedro Pierluisi.